Artwork > Amort

Amort 1
Oleo
73-73 cm
2013
Amort 2 collage técnica mixta (1/3)
Técnica mixta collage, grabado, fotografía.
24-24 cm
2013
$500
amort 3 escalera
Técnica mixta collage, grabado, fotografía.
24-24 cm
2013
$500
Amort 4 collage técnica mixta (1/3)
Técnica mixta collage, grabado, fotografía.
24-24 cm
2013
$500
Amort 7
Técnica mixta collage, grabado, fotografía.
24-24 cm
2013
$500
Amort 5 collage técnica mixta (1/3)
Técnica mixta collage, grabado, fotografía.
24-24 cm
2013
$500
Amort 6 collage técnica mixta (1/3)
Técnica mixta collage, grabado, fotografía.
24-24 cm
2013
$500

Carmen Hurtado se imagina: amort o suicidio imaginario /pintura y grabado

Carmen nos otorga la libertad escoger entre dos nombres. Por una parte, amor-t o a-mort , el resultado de la semántica de la intersección entre dos palabras, un recurso literario conocido como quiasma. El otro, el suicidio imaginario, perpetrado por una figura femenina sumergida en el agua de una bañera teñida de rojo. ¿La muerte por amor o amor por la muerte?
Un óleo sobre lienzo y 6 combinaciones de pequeño formato con técnica mixta de fotograbado, transferencia y collage para considerar poner fin a la existencia tal y como la conocemos.
Perder el vínculo que hemos forjado con el mundo y, por lo tanto, salir de nosotros mismos. ¿Es una contradicción imaginar el amor a través del des-amor y la muerte? Carmen tiene en mente unas palabras de Schopenhauer: el suicidio, lejos de negar los deseos de vivir, la reafirman enérgicamente. El suicida ama la vida hasta tal punto que no quiere ser esclavo del sufrimiento. Se despide del dolor con, libertad y lucidez, en una zona intima, entre las paredes de la privacidad de un cuarto de baño, lugar por excelencia de la limpieza y purificación. Los desagües lanzan lejos nuestra suciedad y excrementos. Es también un santuario para el espejo, que nos retorna a nuestra dimensión corporal y nos hace reencontrarnos con el propio yo al contemplarnos.
Una gota de sangre nos hace beber el elixir de la vida. Somos carne, huesos, órganos y golpes. Y la sangre de una menstruación que marca un cambio de tiempo y de ciclo. Pérdida, dolor, pero también fertilidad postulan por los nuevos proyectos. Del cuerpo y el anima, que son la misma cosa.
La vida surge de circunstancias acuáticas y vuelve siempre a ellas.
Carmen superpone y incide en imágenes graficas de la privacidad y desnudez en espacios que adquieren el enclaustramiento de una jaula, miedo a lo desconocido que se oculta detrás de puerta cerrada, el absurdo de Duchamp, el horror y psicosis de fotogramas de Hitchkock. El espacio íntimo grabado con connotaciones de enfermedad y de catarsis.
Séneca escribió: Murir antes o después no tiene nada de importancia. Y como el filósofo romano se corta las venas dentro de una bañera por orden de Neron y cuantos Marats y cuantas Ofelias han perdido la vida flotando en los fluidos primitivos? Y ¿cuántas Afroditas han nacido?
¿Cuántas veces al día nos matamos a nosotros mismos? Dejarlo todo, dejar dada nos desafía Breton. No huyamos ni abandonemos. Lo dejamos todo. Nos lavamos en el agua de la bañera y dejamos nuestra piel vieja. Comencemos de nuevo. Eros y Tánatos. Principio o al fin. Construcción o destrucción. Consciente o inconsciente. Libertad de escoger entre dos títulos para una obra. O de escoger entre dos instintos, dos caras de la misma moneda. Amor y muerte. Me encanta amar. ¿Y si elegimos los dos?

Texto: Lourdes Ribé www.taularasa.wordpress.com