VIDEO Y ACCIONES > LA AVENIDA DE LA LUZ

Acción perfomática en plaza Cataluña. Distribución perturbadora.La avenida de la luz es una acción performática sobre la transformación de la ciudad, la desaparación y ocultación de espacios que en su momento marcaron. Tributo a un cadaver, a la desaparición y ocultación. Un recuerdo de los espacios despojados de su historia.
http://distribucionperturbadora.tumblr.com
https://issuu.com/francescruiz/docs/flyer_distribuci__n_perturbadora_pd

LA AVENIDA DE LA LUZ EN LA SOMBRA
ACCION PLAZA CATALUÑA 2016
por Carmen Hurtado.

La avenida de la luz es una acción performática sobre la transformación de la ciudad y la desaparación y ocultación de espacios que en su momento marcaron una parte de la historia.

La avenida de la luz fue un proyecto de modernización de posguerra que pese al éxito inicial rápidamente inició una lenta pero continua degradación, hasta su desaparición en el año 1990. Guardamos tributo a este cadáver aún presente en el imaginario colectivo, con un paseo por las instalaciones zonas aún accesibles al público, y que abarcan uno de los vestíbulos de los ferrocarriles de la Generalitat y la perfumería Sephora

Avenida de la luz,
el desierto empieza aquí

Es un buen lugar para acabar borracheras.
El heartbreak hotel de mi ciudad.
El mito de ciudad sumergida
a esta hora se vuelve real.

Estás solo, date cuenta, estás solo
Avenida de la luz, no me mires con piedad.
Voy cegado por la luz de mi libre soledad.

Loquillo y los trogloditas
Canción: Avenida de la luz
Disco: ¿Dónde estabas tú en el 77?

Cuando se cumplen 26 años de su desaparición recordamos su historia.
Se construyó en seis meses en la época de la posguerra. Contaba con tres entradas y un paseo interior con columnas paralelas y las tiendas en sus laterales. Se podían encontrar desde restaurantes, cafeterías, tiendas de electrodomésticos, de máquinas de coser, bazares, relojerías, sastrería, lavandería, estanco, bombonerías, y hasta un cine…etc. Los únicos clientes que podían comprar estos productos modernos eran de alto poder adquisitivo.
Una media de 60.000 personas al día visitaban su gran eje central. Un punto de encuentro, de dejarse ver, una ciudad dentro de la ciudad con un foro principal que quería expandir sus arterias en esa ciudad de la luz en la España oscura de la posguerra.

A partir de los años 60 comenzó su declive con la sustitución de comercios y la aparición de negocios como casas de apuestas y salones recreativos que atraía a un público diferente.
El cine pasó de proyectar Walt Disney a ser una Sala X.
Comenzaron a cerrar los locales y solo quedaron los bares y cafeterías y el lugar empezó a ser inseguro y punto de liberación de una generación en la época de los 70-80.
Loquillo, el cantante, nos habló en una de sus canciones, de esa ciudad desértica.
Hay varios libros basados en algunas de sus leyendas urbanas, lo que acrecentó que fuera un lugar no recomendable de visitar y hizo que se fuera abandonando poco a poco.
En los años 80 se cerró definitivamente y permaneció sin uso hasta finales de los 90. Parte de las columnas originales se recuperaron y se pueden ver en la entrada de los ferrocarriles de la calle Bergara.
Una gran parte de la avenida esta en la tienda Sephora y otra parte esta tapiada detrás de un muro de espejo de cristal al fondo de la tienda.
Un espejo que si lo atravesáramos veríamos los restos de la ciudad invisible y desaparecida.

RESUMEN DE LA PROPUESTA DE ACCIÓN

El jueves 21 de julio, entre las 19 y las 22h tuvo lugar en plaça catalunya distribución perturbadora, un conjunto de activaciones e intervenciones artísticas alrededor de los flujos, circuitos y sistemas distributivos que operan en la plaza.
El evento es la primera visibilización del grupo de trabajo surgido del taller del mismo nombre que tuvo lugar en Hangar en enero de este año y que ha continuado a través de reuniones en librería Múltiplos y en la propia Plaza Catalunya.
intervenciones de Onofre Bachiller, Berta Canela, Sonia Fernández Pan – Paco Chanivet , Carlota Fuentevilla, Carmen Hurtado Pérez, Anna Pahissa, Francesc Ruiz, Christina Schultz, Jordi Vernis, Helena Vinent, Joan Palle y la colaboración de Núria Gómez, Ariadna Guiteras, Anna Irina Limia y Xavi Ristol.
La distribución entendida como la circulación de una mercancía desde su lugar de producción hasta su lugar de consumo, es en muchas ocasiones un espacio, tiempo difuso y opaco tramado de una red de intermediarios cuya actividad y procesos apenas intuimos y que afectan a la forma y contenido de esta mercancía, los lugares por donde circula y a las personas que forman parte.
Desde los años 60, toda una serie de prácticas artísticas se centraron en subvertir los canales por los que el arte se distribuía habitualmente, anticipando el trabajo en red y favoreciendo formatos como el arte postal o los libros de artista. La aparición de las nuevas tecnologías e internet llevó la distribución de contenidos a un nivel inimaginable, sin embargo, la distribución física y material sigue siendo un espacio crucial dentro de nuestro sistema económico y cultural.
Nuestras vidas, de la misma manera, están regidas cada vez más por diferentes sistemas y circuitos distributivos; económicos, administrativos, ideológicos, afectivos, a veces visibles y otras inapreciables.
Intervenir en la distribución, desvelar su presencia, la manera en la que opera, nos permite ser conscientes del sistema en el que estamos inscritos y defendernos desde una posición crítica.
Con el soporte de Hangar y librería Múltiplos